El Pasajero / instalación 2019

El Pasajero, en su formato de instalación, se presenta como una obra de arte electrónico que genera un diálogo entre la luz y la materia. A través de una matriz de 400 lámparas de gas y formas audiovisuales retro proyectadas, la instalación desarrolla comportamientos variables mediante un sistema de auto interacción que elabora constantemente nuevos campos de posibilidades permitiendo un juego continuo de transmutaciones entre distintos estados. Rocas, océanos, gases y destellos lumínicos se dan paso en un proceso cíclico pero variable. El espectador, como parte de este proceso alquímico, completa a través de su presencia la consciencia que forma este espejo cósmico.